Después de un tiempo presentándonos con un Vale por una tarjeta Plómez decidimos ir elegantes por el mundo, tirar la casa por la ventana, y hacernos unas tarjetas, que para eso estamos.

Están impresas a dos tintas en papel secante de 300 gramos, combinando grabado de zinc, las letras de plomo más pequeñas que pudimos encontrar y una de nuestras cuatro arrobas.

Ouyeah!
Primera tinta
El grabado y las líneas de plomo en la rama