Si preguntamos a un niño qué es una imprenta posiblemente lo confunda con una impresora y nos responda que es eso que está conectado a un ordenador y que imprime lo que hay en la pantalla. Pensamos que si en el cole llevan a los niños a una granja escuela para que sepan lo que es un vaca, un conejo o una gallina, nosotros podíamos enseñar a los peques qué es una imprenta y cómo se componían los textos antes de que los ordenadores llegaran a nuestras vidas. Llevábamos ya tiempo dándole vueltas a la preparación de este taller. Planificamos varios diseños y actividades y, por fin, lo pusimos en marcha con la llegada de las vacaciones de Navidad.

Preparación del diseño de cartel con frase escatológica que nunca falla con los niños.
Preparación del diseño de cartel con frase escatológica que nunca falla con los niños.

Mientras los niños se lo pasaban teta con nosotros, les dimos tres horas libres a los papás para que se dieran una vuelta por nuestro noble barrio plagado de tabernas o hicieran alguna comprita navideña. La experiencia fue muy gratificante, como siempre que se trabaja con niños. Mauro, Zhakira, Covadonga, Lucía, Gonzalo y Giulia fueron tipógrafos por un día.

Empezamos con una sesión de dibus. Nadie mejor que la mítica serie de “Érase una vez el hombre…” para que explicar las aventuras y desventuras de Johannes Gutenberg y de cuántas veces se arruinó para llevar a buen puerto la creación de los tipos móviles y la imprenta. Lógicamente el grandullón y el enano malotes eran los prestamistas que le birlaron a Gutenberg la patente. Luego recogimos el “cine” y les explicamos qué esto de la tipografía y de la impresión tipográfica: lo que es un tipo móvil, sus partes y cómo se componen los textos, qué es un chibalete, cómo es la caja tipográfica, cómo están ordenadas las letras… Y después, manos a la obra y a mancharnos de tinta.

Oooooohhhhhh. La magia de la letra impresa.
Oooooohhhhhh. La magia de la letra impresa.
Mientras unos comenzaban la producción realizando un cartel con su nombre compuesto con tipos de madera, otros iban imprimiendo una carta a los Reyes Magos en formato díptico con un precioso grabado del ilustrador Adán. En la Familia Plómez tenemos enchufe con los Reyes Magos y nuestras cartas llegan mucho antes porque llevan nuestro sello especial. No ocurre lo mismo con el gordo ese que va de rojo. No sabemos por qué, pero nos tiene manía.
Impresión de la carta a los Reyes Magos. Se puede colorear y personalizar el diseño.
Impresión de la carta a los Reyes Magos. Se puede colorear y personalizar el diseño.

Después de darle al rodillo había que descansar un poco y nos sentamos todos a dibujar letras y a diseñar alfabetos especiales que decoraban con sellos y tampones. Les explicamos a los niños que las letras son como las personas, que muchas de sus partes tienen nombre de la anatomía humana (el ojo, el brazo, el lóbulo, etc.) y que hay letras más delgadas y otras más gorditas.

Con las seños Raquel y Alba diseñaron su propio alfabeto dando rienda suelta a su imaginación.
Con las seños Raquel y Alba diseñaron su propio alfabeto dando rienda suelta a su imaginación.

Como fin de fiesta estrenamos una sacapruebas casera hecha de madera y un rodillo de amasar pan, obra de nuestro querido amigo Emilio Sdun. En ella pusimos un unicornio realizado en goma eva y lo combinamos con letras realizadas en el mismo material. Y en la otra parte del taller teníamos reservada nuestra gamberrada final en la máquina más gorda que tenemos, la Korrex. Allí montamos la composición para imprimir un cartel con una frase que siempre saca una sonrisa a niños y mayores: Caca, Culo, Pedo, Pis!! Mientras estábamos en faena, iban llegando los primeros papás y ellos también quisieron sumarse a la fiesta y le dieron a la manivela.

Caca, Culo, Pedo, Pis!! Así quedó nuestro cartel.
Caca, Culo, Pedo, Pis!! Así quedó nuestro cartel.