Los alumnos éramos un grupo variopinto, estábamos desde pringados que no sabemos coger un pincel con los dedos, como yo, hasta auténticos maestros de esto de hacer letritas que venían a recibir la sabiduría del tiki-sensei Castro.