Buscar máquinas obsoletas depara grandes decepciones y grandes satisfacciones.

A veces llegamos un minuto tarde y encontramos el contenido de un supercomodín tirado en el suelo esperando al chatarrero, pero otras llegamos a tiempo para que todo encaje y se junten las ganas de deshacerse de material con las ganas de hacerse con él.

¿Tendremos hermanita para la Korrex? Una hermanita pequeña, coqueta y suiza.

Imprenta sexy