La Familia Plómez es una conspiración nacida al calor de las cañas entre amantes de la tipografía que, habiendo probado los placeres de la composición con plomo, decidieron pasar a la acción, firmar papeles, aligerar el bolsillo, y montar un taller en Madrid como debe ser, con sus máquinas gordas y sus señores con barba, para pasárnoslo estupendamente, mancharnos mucho y reirnos más. Además nos fijamos otro objetivo, enseñar y difundir lo que supiéramos o aprendiésemos acerca de las técnicas de impresión, la tipografía o cualquier cosa relacionada con la letra. Crear algún tipo de interés sobre la imprenta artesanal más allá de ver vídeos de esos desenfocados del famoso letterpress. Y esto, ¿por qué? ¿qué nos ha movido a abandonar la comodidad del mundo digital y nos arroja al mundo de la tinta, el disolvente y el plomo? Es la facilidad del ordenador la que nos ha quitado algo a la hora de utilizar tipografía. Ya no nos fijamos en el equilibrio de los tamaños y espacios que configuran los textos, el ordenador va muy deprisa y este oficio se aprende con calma. ¡Ya está bien de líneas asépticas e impolutas! ¿Es que nadie echa de menos la imperfección? ¡Los Plómez han llegado! ¡Viva la imprenta rancia! ¡Los pelos como escarpias!

¿Y quiénes somos?

Una mezcla de diseñadores, profesores y gentes de mal vivir: Inés AtienzaYago Bolívar, Eva de la Rocha, Fernando FuentesRoberto Gamonal, Nicolás GarcíaRaquel GarcíaVero Gorri, Nacho Lambertini,  Juanjo LópezRamón Penela y Manuel Sesma. ¿Y qué tenemos? La Familia estamos empeñados en rescatar de las manos del chatarrero todo tipo de material de imprenta dentro de nuestras posibilidades. Para conseguir el material con el que trabajamos hemos tenido que dar muchas vueltas y cargar muchos kilos, y aún no hemos terminado. Nuestra máquina más poderosa es la Korrex Berlin Special, una planocilíndrica que imprime hasta 50×70, llegada de una escuela alemana. Para pequeños trabajos como tarjetas o postales contamos con una minerva Drimp tamaño folio venida del lejano Alcorcón. Recientemente hemos sido bendecidos con dos hermanitas mellizas: una minerva Barcino de medio folio para tarjetas y una reluciente planocilíndrica FAG Standard 550 de 37 x 50cm salida de los sótanos del Instituto Geográfico Nacional. También contamos con Adanas y sacapruebas para usar en cursos o cuando hay que salir del taller a expandir la palabra. Nuestro arsenal tipográfico de plomo está repartido entre dos supercomodines, uno madrileño y otro conquense, y una docena de chivaletes madrileños, con una buena variedad de tipos de todo tamaño y una mención especial para nuestro tesoro: la Super Tipo Veloz de Joan Trochut.

También tenemos varios viejos chibaletes con tipos de madera venidos de Francia, Cuenca, Canarias, Segovia, Barcelona y Madrid.