Hay momentos en la vida de un Plómez en los que no hay más remedio que ponerse la boina de los domingos, sacar del armario la maleta del abuelo y lanzarse a conocer mundo. Una de esas veces es la que narramos en este post que será corto e intenso como un trago de anisete....