Los chicos de Designit Madrid, unos de esos estudios que hacen webs de las gordas, querían mancharse y hacer un poco el cabra analógicamente, así que juntaron un buen grupo de animosos jovenzuelos para venirse ocho horitas al taller a hacer cartelitos.

Como siempre, empezaron muy tímidos pero al rato se desmandaron y se vinieron arriba con las mezclas de tinta y las sobreimpresiones. Quedamos mu contentos con ellos y lo dejaron todo muy limpio y ordenado.

La promoción menos un par de desertores