En casa del herrero, cuchillo de palo y en ca Plómez, mientras nos ponemos serios nos hemos hecho un vale para cuando nos piden tarjetas del emporio. Visto el éxito de las chungas, cuanto tengamos las buenas esto va a ser el acabose.

Lo sabemos, pero no teníamos O con tilde.